Follow by Email

jueves, 2 de enero de 2020

SUPERMAN AL RESCATE


La he visto venir de lejos, caminando hacia mí por la acera de enfrente. Confieso que el fulgor que desprende su presencia me ha hecho fijarme en ella. Destaca entre la multitud por su belleza ingrávida y por esa cadencia indolente de sus pasos, propia de quien convierte el tránsito por un escenario urbano en un poema en movimiento. Pero mi fino instinto es capaz de detectar el peligro que se cierne bajo la apariencia de una situación controlada. Cuando la chica ha llegado a la esquina, dispuesta a cruzar la calle sin atender al semáforo en rojo, no he necesitado buscar un portal donde mudar al instante mi condición de superhéroe. Con un ágil quiebro de cintura (suficiente para esquivar al gentío) me he plantado al otro extremo del paso de peatones y, estirando el brazo con la mano abierta para llamar su atención, he gritado: –¡Deja el móvil, insensata! ¿Es que quieres que te maten?

6 comentarios:

  1. Parecen zombies sí...dan miedo.

    ¡Feliz año!

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  2. En aquella famosa imagen que muestra la evolución humana, en la que cada miembro se va irguiendo, desde el chimpancé hasta el homo sapiens, habrá que añadir un nuevo escalón en el que el sujeto camina junto a su móvil. Es lo que hay. Contento de saber de ti, David. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mucho trabajo va a tener Superman; más le valdría mandar un whatsapp a la del semáforo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mal lo tendría el superhombre con la competencia de las nuevas tecnologías. Gracias por leerme, José Antonio.

      Eliminar
  4. Sí, hoy en día esa escena urbana es muy habitual...

    ResponderEliminar
  5. Se da la paradoja de que estamos mejor comunicados que nunca, pero cada vez nos conocemos menos. Confiemos en que siga habiendo un lenguaje que nos mantenga en contacto. Abrazos, Sandra.

    ResponderEliminar