Follow by Email

miércoles, 30 de septiembre de 2009

EN COMA


La señora ha entrado en coma tras el accidente, y los médicos no quieren que su marido alimente vanas esperanzas. Sin embargo, el hombre se vuelca a fondo en intentar que su pareja recobre el contacto con la realidad. Permanece junto a ella todo el tiempo en el hospital, le habla en susurros, le explica los viajes que hicieron de novios, le canta antiguas melodías, incluso le aplica en el cuello su perfume favorito, por ver si reacciona con el aroma. Nada de eso da resultado. Un día, ordenando la ropa de su mujer en el armario de casa, descubre unas cartas de amor, remitidas al parecer por un amante secreto, escritas en un lenguaje ardiente y desenfrenado. Sintiéndose humillado, el hombre deja de visitar a su esposa durante una buena temporada. Pero al final, se arma de valor y regresa a su lado con las pruebas que demuestran que le ha sido infiel durante tantos años. Se coloca junto a ella y le lee, con voz profunda y seductora, como si él mismo las hubiera redactado, cada una de las cartas. El esfuerzo le deja tan exhausto, que acaba dormido en el sillón del familiar acompañante. Lo despierta la enfermera, horas más tarde, visiblemente alterada, para darle una muy buena noticia.

Seleccionado en el I Premio Algazara de Microrrelatos 2009 - Sevilla

8 comentarios:

  1. Me arrancas sonrisas. Me gustó.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la idea de que el pobre marido quede exhausto por el esfuerzo de ser, quizás por una vez en su vida, ardiente y desenfrenado. No sabía que estás en esta antología. A mí me han seleccionado para la de este año, pero, como puedes ver en mi blog, hay autores indignados con Hipálage. Un abrazo desde Leuven.

    ResponderEliminar
  3. Dejas en suspense qué ocurrirá después, si habrá reproches o sólo felicidad por la esposa recuperada, lo que es un punto a tu favor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si es que el remordimiento siempre pide tiempo de vida extra... Estupendo relato.

    ResponderEliminar
  5. Estupendo micro, Pedro. Al marido engañado le queda el resquemor de un despertar más ofensivo si cabe...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Muy inteligente. Mucho que reflexionar tras tus palabras. Sugieres todo un mundo y parece que conocemos mucho de la esposa, de su doble vida. Gracias por tu mensaje. No sabes lo mucho que me animó. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me has dejado desconcertada...¡qué momento más inoportuno para que se descubra el pastel!

    ResponderEliminar