Follow by Email

lunes, 1 de diciembre de 2014

JUICIO FINAL


A poco de haber muerto, recibí una encuesta en la que se me invitaba a expresar mi opinión sobre mi reciente experiencia como ser humano. Ya en vida, solía hacer caso omiso de ese tipo de reclamos, que siempre llegaban después de haber contratado noches de hotel o viajes de vacaciones. De manera que, una vez fallecido, con mi cuerpo en avanzado estado de descomposición, aún me apetecía menos. La encuesta (muy completa, como cabía esperar) solicitaba mi grado de satisfacción -del cero al cinco- sobre aspectos relacionados con mi salud, la edad que había logrado alcanzar, las metas conseguidas. Y añadía un apartado de extensión libre para que comentara todo aquello que pudiera mejorarse en el futuro. Tampoco faltaba la pregunta final sobre si recomendaba esa experiencia a mis amigos. Como digo, yo ya no estaba en situación de atender esas cuestiones, ni siquiera a cambio de los premios suculentos que prometía cierto sorteo. Pero aunque lo intenté con todas mis fuerzas, no supe hallar la manera de darme de baja. Así que ahora, años más tarde, cuando de mí ya no queda ni el polvo, sigo estando al corriente de las últimas promociones.


Texto finalista mensual en el III Microconcurso de la biblioteca de Barberà del Vallès - 2014

7 comentarios:

  1. De todo tiene la vida, pero de tener oportunidad, me quedan las dos preguntas para las cual hasta ahora no aparece respuesta universal: ¿Porqué? ¿Para qué? o bien, ¿Que les hice?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el quid de la cuestión, Carlos. La ciencia dice el cómo y el cuándo. El por qué se presta a interpretaciones de signo religioso que, lógicamente, solo convencen a los adeptos. Y para colmo, es posible que esas respuestas cruciales no lleguen ni siquiera al dejar este mundo. Pero será mejor que lo tomemos con sentido del humor. Muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Me da algo de reparo, casi vergüenza, admitirlo, pero a mi, en la misma situación y estado que usted, consiguieron venderme un juego completo de ollas y apliques para la cocina. No es necesario que le diga que a mis cenas no acude ni Dios.
    Sus relatos insisten en la genialidad. Hable con ellos haber si le soplan la receta.
    Petons variats per tots vosaltres, Pere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos a ti te vendieron algo práctico. Y hay mucho que hablar sobre tu competencia en la cocina. Hace tiempo que no nos vemos, y habrá que hacer planes al respecto. Contento de saber de ti. Abrazos a la familia.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. Agradezco tu visita. Tomo nota de tu bitácora para dejarme caer por allí. Saludos desde Sabadell.

      Eliminar
  4. Me gusta. Divertido y con mucha verdad. Yo también tengo la sensación de que nunca me puedo librar de la publicidad.

    ResponderEliminar