Follow by Email

domingo, 1 de junio de 2014

CONTRAMEDIDAS

El mago me ha invitado a que coja una carta de la baraja y la guarde en el bolsillo sin enseñársela a nadie. Luego ha colocado el mazo ante sus ojos, ha fingido atravesarlo con la mirada y, tras pronunciar en voz alta el nombre de la carta ausente, me ha pedido que la recupere y la muestre al público.

Yo vengo a menudo a este local nocturno. Y no precisamente a dejarme engatusar por las argucias de un intruso con chistera, sino a ser yo el que seduzca a toda hembra apetecible que se me ponga por delante.

Sabía que era solo cuestión de tiempo, que algún día el mago querría hacerme el numerito. Suele rondar por las mesas de la sala y elige grupos concurridos, ante los cuales pueda dejar en evidencia a quien lleve la voz cantante.

Esta noche tengo suerte, soy el centro de atención de varias ninfas predispuestas, con las que llevo un buen rato tomando copas como si fuera un pachá. Por eso respondo a la propuesta del mago con una sonrisa díscola, que él, de momento, parece no querer entender. La entenderá enseguida, cuando de mi bolsillo -previamente lleno de cartas- saque aquella que él no espera.

La versión catalana de este texto ganó un accésit en el I concurs de microrelats l’ACTUAL, de Castellar del Vallès – Abril de 2014


6 comentarios:

  1. Bien Pedro, ya me gustó este Microrrelato cuando lo escuché y me gusta aún más ahora que lo leo.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, Pedro, por el reconocimiento. Personalmente me quedo un poco deshuesado con tu relato, no le veo la chica. No sé, veo que estaba preparado para que no le dejara en evidencia y darle al mago en los morros. Insinúas que el mago con sus argucias estaba engatusando siempre a las hembras y el tipo ha preparado las contramedidas. Jope, haciéndote el comentario empiezo a ver ese "humor tuyo". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Pedro.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  4. Le está bien merecido, a ese mago de estar por casa, el enorme bochorno. Ignora, el muy ignorante, que son las chisteras las que salen de los conejos; también desconoce que en los tiempos que corren desaparecer es un truco de lo más vulgar y por si eso fuera poco, no es capaz de deducir que es eso que abulta en su bolsillo.
    Lo dicho, una pena de mago y un pedazo de micro.

    Pd. Leerle, lo que se dice leerle, lo leo y con mucho gusto. Si comento poco es por que he contado setecientos cincuenta y tres frentes para un solo indio -yo-.

    Un petó.

    ResponderEliminar