Follow by Email

jueves, 18 de abril de 2013

HUBIERA ESTADO BIEN


Lo peor que pudo hacer el inmigrante fue ofrecer resistencia a la autoridad. Era normal que el hombre estuviera alterado, cuando una anciana lo denunció a la policía acusándolo de haberla agredido sexualmente a la puerta de su casa. Él pasaba cada día por allí, de regreso a su hogar, y no precisamente de buen humor por culpa de la falta de trabajo. Pero sin meterse con nadie, sin buscar problemas que le complicaran la existencia. Eso fue lo que debió decir a los de la patrulla de atestados antes de que le pusieran las esposas. Antes de que lo subieran a empujones al coche celular. Antes de que lo trasladaran a la comisaría del distrito para tomarle declaración. Antes de que lo golpearan con saña y lo metieran en una celda, a la espera de ponerlo a disposición judicial. Antes de que, al día siguiente, la señora retirase los cargos al no estar segura de que aquel individuo la hubiera molestado. Antes de que nadie le pidiera disculpas al dejarlo en libertad.


Hubiera estado bien que el inmigrante conservara la calma en el momento de su detención. Y no insultara a todo el mundo. Y no se enfrentara a las fuerzas del orden. Y no se diera a la fuga precipitadamente. Y no cayera de bruces tras un disparo de advertencia.


16 comentarios:

  1. Invitación - español
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com


    ResponderEliminar
  2. genial y muy reivindicativo
    enhorabuena Pedro
    un abrazo

    carlos hidalgo ... tu compi de la revista ...

    ResponderEliminar
  3. Ya, pero es que el pobre, el sólo, no podía arreglar TODO el despropósito. Es pedir demasiado.

    ResponderEliminar
  4. Así es Pedro. Vuelve la gestapo y la represión, los tiros al aire están por llegar, pero vendrán, las pistolas han cambiado, quien dispara no. ¿Quién era el que decía "arderán las grises golondrinas"? Pues eso, nos veremos en las alambradas.

    ResponderEliminar
  5. Todo hubiera estado bien si el pobre no hubiera sido inmigrante. Hubiera estado mejor, si esa anciana mujer que lo acusaba, no hubiera sido xenófoba. Hubiera estado mucho mejor si ella hubiera retirado los cargos antes de ser perseguido, golpeado y ultrajado.
    Sí, hubiera estado bien...
    Y este relato no hubiera estado bien, si lo hubiera escrito otro...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. El final me deja perpleja. Un relato indignado muy duro y reivindicativo.

    Muy buena tu participación Pedro. Te dejo un detallito en mi blog "Un mar de sentimientos". Espero sea de tu agrado.

    ResponderEliminar
  7. Qué final tan trágico, y ni mucho menos descabellado. La policia tiene una puntería para advertir y una facilidad para tropezar en determinadas ocasiones...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Que bien usado ese "antes", amigo Pedro. Las consecuencias de ser emigrante son a veces la consecuencia de ser sospechoso...

    Cuanto horrores sufren por eso en la mayoría de las ocasiones.
    Me gusta mucho cómo lo has contado, se palpa en tus letras la indignación, contagia.

    Besicos desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
  9. Buenas noches Pedro... hubiera estado bien que ese pobrecillo no hubiera hecho tantas cosas ... por ejemplo : nacer, querer vivir y querer trabajar... ¡claro! lo más fácil que podría haber hecho es morirse...y aún y todo, pasaríamos de largo, y habría quien diría que no tiene cabida en nuestros cementerios o cosas por el estilo. ¡Qué tristeza! ¡cuánta miseria arroja el espíritu humano!.

    Buena aportación a la primavera de micros indignados, Pedro.
    Recibe un beso desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
  10. Un micro desgarrador por cuanto atesora de realidad probable, Don Pedro.

    Me permitiré una digresión -que surge con la lectura- y diré que es inconcevible lo pronto que nos hemos olvidado de lo difícil que es emigrar. Sin ir más lejos, mi abuelo llegó ilegal al Uruguay, desde aquella Galicia de los cincuenta que aún lloraba de hambre.

    Dejo aquí mis aplausos de admiración.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sí, hubiera estado bien... Es degarrador como se nos olvida nuestro pasado, todos los que emigraron por la fuerza o por hambre y todo lo que sufrieron y ahora hacemos esto.

    Muy buena aportación, Pedro

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Un micro escalofriante. Y una muy buena iniciativa la Primavera de Microrrelatos Indignados.

    ResponderEliminar
  13. Me ha parecido buenísimo, Pedro. Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias a todas y a todos por vuestros amables comentarios. Ha sido un honor poder participar en esta iniciativa.

    ResponderEliminar
  15. O idolatramos o perseguimos. Queda claro que las únicas formas "socialmente" respetadas (con las correspondientes excepciones) de inmigración son las del fútbol y las asociadas al dinero (a ningún policía se le ocurriría maltratar ni siquiera con un leve empujoncito a un jeque árabe en tránsito marbellí.

    Sólo sabemos hacernos los fuertes a fuerza de acentuar, de perpetuar, cualquier forma de debilidad.

    Un petó, Pere.

    ResponderEliminar
  16. Se contempla de un sólo golpe toda la injusticia institucionalizada, la falta de capacitación policiaca y el humano equiparado a las fieras al aplicar la ley del más fuerte.
    Aquí en Estados Unidos se da con frecuencia el caso de "suicidio por policía", basta que el suicida les grite y amenace con un celular o cualquier objeto para que lo dejen como coladera a balazos.

    ResponderEliminar