Follow by Email

domingo, 1 de noviembre de 2009

MÁS ALLÁ DEL AMOR

Yo llevaba muerto muchos años, pero sentía curiosidad por saber si la mujer con quien había compartido mi vida seguía viva y qué tal le iban las cosas. Me dijeron que esa curiosidad no tenía sentido, que nada lo tenía después de haber muerto. Pero yo sólo quería saber si ella se encontraba bien. Ellos insistieron en que era inútil insistir, que si ella vivía no podríamos entrar en contacto y que si había muerto tampoco. Me repitieron que todo había acabado y que nada podían hacer al respecto. Sin embargo, la ansiedad por recibir noticias de mi amada iba en aumento de manera imparable y no pensaba renunciar a mi propósito. Al final tuvieron que admitir que tal vez yo no había muerto del todo. Supongo que el sobresalto fue tan violento que acabé por despertarme.

Mi mujer dormía plácidamente a mi lado, en la oscuridad, con el pelo revuelto y la sábana cubriéndole apenas la cintura. La abracé con insistencia hasta que ella despertó y le hice el amor como si acabáramos de conocernos. Luego le confesé que había tenido una horrible pesadilla, en la que la echaba mucho de menos. Por su parte, ella también había soñado algo muy extraño, según me dijo. Alguien, al parecer muy obstinado, la perseguía sin descanso para saber cómo vivía y todo lo demás. Cuando le pregunté quién era esa persona me dijo -entre bostezos- que no lo recordaba, pero que cuando yo la desperté estaba a punto de lograr que la dejara en paz.

12 comentarios:

  1. Esa posibilidad de hacer borrón y cuenta nueva que muestra tu personaje augura, sin duda, un futuro prometedor, en tanto que recién estrenado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno ese compartir pesadillas, pero en direcciones opuestas. El bostezo de la mujer devuelve la normalidad y remite de nuevo al sueño. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pedro. Muchos de tus textos han sido de mi agrado, pero este tiene cierto tono agridulce que lo hace más humano.

    Excelente la fotografía, medio real, medio en sueños, con ese asomo de la calle parisina, un "escaparate" completo.

    Abrazos,
    Montse.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan los relatos que desarrollan su trama en esa línea tan poco definida que separa el sueño de la vigilia, la vida de la muerte. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Pedro, te he escrito un par de correos y no he tenido respuesta. Por el blog de Fernando he visto que sigues activo. Espero tu respuesta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola bonic,
    Sensación/opinión (con perdón tratándose de un servidor): relato bien trenzado, onírico y astifino al que acompaña una imagen precisa y sin fisuras. Cruce de caminos sin indicación alguna -lo necesario para seguir andando más allá del despertar y del sueño-.

    Un petó.

    ResponderEliminar
  7. ¿Quién comenzará la trama de estos sueños?
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  8. Un relato circular, me ha gustado mucho. Es la compenetración máxima de dos que duermen en el mismo colchón...ya se sabe.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Qué bueno. Me ha arrancado una carcajada al final. Dos visiones diferentes sobre una misma situación.

    ResponderEliminar
  10. Ummmmmmnnnn... Me encantan los micros con la muerte y la vida como dimensiones paralelas. Este admite varias interpretaciones. Y tiene una vuelta de tuerca final fantástica. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Una compenetración de pareja en sentidos opuestos. Muy curioso.
    ¡Tienes una gran imaginación!

    ResponderEliminar